¿No llamen a nadie Padre?

Los protestantes argumentan que a ninguno hay que llamarle padre por que Jesús dijo que solo a Dios había que llamarle padre o maestro. Veamos este pasaje despacio.

“1. Entonces Jesús se dirigió a la gente y a sus discípulos
2. y les dijo: «En la cátedra de Moisés se han sentado los escribas y los fariseos. 3. Haced, pues, y observad todo lo que os digan; pero no imitéis su conducta, porque dicen y no hacen. 4. Atan cargas pesadas y las echan a las espaldas de la gente, pero ellos ni con el dedo quieren moverlas.
5. Todas sus obras las hacen para ser vistos por los hombres; se hacen bien anchas las filacterias y bien largas las orlas del manto;
6. quieren el primer puesto en los banquetes y los primeros asientos en las sinagogas,
7. que se les salude en las plazas y que la gente les llame "Rabbí".
8. «Vosotros, en cambio, no os dejéis llamar "Rabbí", porque uno solo es vuestro Maestro; y vosotros sois todos hermanos.
9. Ni llaméis a nadie "Padre" vuestro en la tierra, porque uno solo es vuestro Padre: el del cielo.
10. Ni tampoco os dejéis llamar "Directores", porque uno solo es vuestro Director: el Cristo.
11. El mayor entre vosotros será vuestro servidor.
12. Pues el que se ensalce, será humillado; y el que se humille, será ensalzado. 13. «¡Ay de vosotros, escribas y fariseos hipócritas, que cerráis a los hombres el Reino de los Cielos! Vosotros ciertamente no entráis; y a los que están entrando no les dejáis entrar. “(Mateo 23:1-2)

- Los escribas y fariseos les gustaba tener títulos honoríficos como maestro y padre. Jesús enseñaba que tenemos que ser humildes y no imitar el orgullo de estos hombres. En verso 12 Jesús dice “Pues el que se ensalce, será humillado; y el que se humille, será ensalzado”.

Note que si Jesús hubiera dicho que nunca había que llamar a alguien padre, Esteban(el primer mártir) hubiera estado equivocado cuando llamo a los sacerdotes del sanedrín padres:

“Fijando en él la mirada todos los que estaban sentados en el Sanedrín, vieron su rostro como el rostro de un ángel. El Sumo Sacerdote preguntó: «¿Es así?» El respondió: «Hermanos y padres, escuchad. El Dios de la gloria se apareció a nuestro padre Abraham cuando estaba en Mesopotamia, antes de que se estableciese en Jarán ”(Hechos 6:15 – Hechos 7:1-2)


- San Pablo también se llama el mismo padre:

“No os escribo estas cosas para avergonzaros, sino más bien para amonestaros como a hijos míos queridos. Pues aunque hayáis tenido 10.000 pedagogos en Cristo, no habéis tenido muchos padres. He sido yo quien, por el Evangelio, os engendré en Cristo Jesús. “ (1 corintios 4:14-15)


- En el libro de Jueces también encontramos que un sacerdote puede ser llamado padre:

“Miká le dijo: «Quédate en mi casa, y serás para mí un padre y un sacerdote; yo te daré diez siclos de plata al año, el vestido y la comida.»” (Jueces 17:10)